4 jun. 2014

La resaca del Open Europeo de la FLL

Imagino que para cuando escribo esta entrada, tanto los miembros de los 96 equipos de 42 países como los voluntarios de muy diferentes orígenes participantes en el Open Europeo en Pamplona ya estarán de vuelta en casa. He tenido la oportunidad y, por qué no decirlo así, el lujo de participar como juez técnico en este evento lo que me ha brindado la ocasión de compartir momentos muy agradables con mucha gente de diferentes orígenes y culturas.

Quien no estuvo allí no imaginará que en el equipo de jueces técnicos, como en el resto de los voluntarios, había personas de orígenes tan dispares como Líbano, Brasil, India, Italia y España. Tras la sesión de formación del jueves, a lo largo del viernes y sábado los equipos nos mostraron sus robots, nos hablaron de las estrategias a utilizar en la mesa de competición y nos contaron cómo había se había desarrollado el proceso creativo. La voluntad y empeño de que los niños y adolescentes participantes disfrutasen de una experiencia inolvidable favoreció el que personas que se acababan de conocer trabajasen en equipo como si lo llevasen haciendo por largo tiempo.

Estar allí ha sido una experiencia personal y vital inolvidable en las que los participantes, además de mostrar sus proyectos, ocuparon los espacios del Baluarte de Pamplona con su música, bailes (a los que arrastraban a todo el que pasase junto a ellos)... en un ambiente fantástico. 
Son ya varios los años en los que participo en la FLL, con voluntarios nuevos y que repiten, con equipos de muy diferentes orígenes, algunos de ellos que provienen de contextos complicados y que a pesar de ello son capaces de dar lo mejor... todos ellos equipos y voluntarios compañeros de un viaje que abre una ventana de esperanza hacia el futuro. Gracias a todos ellos. 


Acabo, experiencia a repetir, si es posible, aunque la próxima seguro que será más lejos. En próximas entradas escribiré sobre los robots, había ideas muy interesantes que quiero compartir.  

No hay comentarios: